Nueve empleados de la ciudad de Lynwood, incluidos varios gerentes, han aceptado una reducción salarial voluntaria del cinco por ciento como parte de un ajuste de cinturón en la ciudad.

Además, la Ciudad ha impuesto un congelamiento de contrataciones y ha recortado $1 millón en costos administrativos.

La incertidumbre económica que enfrentan los gobiernos estatales y locales debido al severo impacto de la emergencia de salud pública COVID-19 está siendo atendida por diferentes ciudades de diferentes maneras.

En Lynwood, los líderes de la ciudad han decidido que es mejor prevenir que curar.

Si bien algunas ciudades suponen que habrá ayuda de los gobiernos federal y estatal, los líderes de la ciudad no quieren correr riesgos. Los líderes de la ciudad también están trabajando en estrategias para compensar las pérdidas de ingresos esperadas, incluida la Medida LH propuesta o el “Impuesto Hospitalario”.